IRENE ESSER: "YA ME HABÍA IDO DEL PAÍS"

Hace apenas unas semanas, Irene Esser había empacado todas sus aspiraciones y había tomado la decisión de mudarse a Nueva York, Estados Unidos, en donde su agencia de modelaje Trump Model Management le había conseguido, incluso, un lugar para vivir.

Estaba en el extranjero cuando recibió la llamada que cambiaría todos sus planes. El otrora canal RCTV produciría una versión de La fiera, clásico de 1978 original de Julio César Mármol que el dramaturgo Martin Hahn versionará bajo el título tentativo de Piel salvaje. Se regresó a hacer el casting.

Es así como la Miss Venezuela 2011, que debutó este año como protagonista en la telenovela Corazón esmeralda de Venevisión, repetirá como cabeza de elenco, esta vez, interpretando a la indómita Camila, que originalmente se llamó Isabel y cobró vida gracias a la primera actriz Doris Wells.

"Me duelen los cachetes de tanto reírme. ¡He tenido ataques de risa de la felicidad (...) He pensado mucho en Camila desde el día del casting, me he puesto a investigar y he estado hablando con todo el equipo. La energía de mis compañeros es una cosa grandiosa: Todos engranamos, es impresionante. Comenzaremos a grabar en enero, pero ya estamos trabajando. Respiro hondo porque es el reto más grande de mi vida", dice la joven, quien arribó al país esta semana luego de representar a su empresa familiar en el 5to Festival del Chocolate en Tabasco, México.

-Le ganó el papel a muchas actrices de larga trayectoria... ¿Cómo lo hizo?

-Cuando uno necesita algo, lo consigue. Y no sé por qué, pero yo sentí que necesitaba ese personaje. Ya me había ido de Venezuela, mis planes estaban fuera del país, y me vine porque sentí que el papel iba a ser mío de alguna manera. Luego del casting, pasó semana y media y nadie me decía nada. No estaba tranquila sino muy curiosa, pero la fe mueve montañas, es como la ley de la atracción. Yo soy trabajadora. No he parado en mucho tiempo, porque así somos las venezolanas. Como actriz tienes que tener un don, un ángel que traspase la pantalla. He conocido gente con talento y gente que no tiene tanto, pero que trabaja mucho.

-¿En cuál de esas dos categorías cree está usted?

-¡Por algo estoy aquí! Es algo que me apasiona, estoy enamorada de las cámaras. Me enamora estar en la calle y ser un ídolo para los chiquitos, ancianitos, jóvenes, etc. Es un placer ser alguien que transmita buena energía.

-Hay actrices que pasan años para poder protagonizar y usted lo hará por segunda vez en pocos meses. ¿Consiguió esos papeles por haber sido miss? ¿Eso le resta mérito?

-Cuando me inscribí en el Miss Venezuela estaba estudiando Artes Escénicas en la ULA y no tenía ninguna intención de participar en un concurso de belleza porque estaba completamente dedicada a mis estudios. Lo hice porque quería experimentar una experiencia nueva que resultó muy positiva. Tuve muchísimas enseñanzas en La Quinta (Miss Venezuela) y en Nueva York, a donde fui a seguir estudiando actuación. Creo que tengo suerte y el destino me ha tenido cosas buenas. Eso no me resta mérito. Las cosas tocan por una razón.

-¿Qué representa interpretar un papel al que Doris Wells le dio vida antes?

-Una actriz como Doris Wells va a ser recordada durante toda la vida, pues fue maravillosa y nos enseñó cosas grandiosas a todos en el gremio. No quiero copiar ni parecerme a nadie, sino ser yo misma, poner un sello. Como dije antes, es un reto grandísimo. Siento como un huracán por dentro y ese huracán se lo voy a dar a Camila, porque se lo merece. Además, estoy contenta porque estoy trabajando con un escritor maravilloso; es una bendición para mí, ya que es dedicado, bastante detallista y observador. Me siento muy apoyada de todo el grupo de RCTV. Me han recibido como una hija.

-Su pareja en la ficción será Carlos Felipe Álvarez, ¿qué puede decir de él?

-Nos conocimos haciendo el casting. Todo lo que tengo que decir de él es positivo. Nos la llevamos muy bien porque tenemos muchas cosas en común: a él le gusta la naturaleza, hacer deportes extremos y, de hecho, está aprendiendo a surfear, cosa que a mí me gusta también. Con él la química ha sido maravillosa, es muy profesional. Tengo días viéndolo y me di cuenta de que es tan dedicado como yo. Carlos tiene mucho talento, es muy orgánico y eso es perfecto para mí porque yo también soy así. Eso se transmitirá en pantalla.

-Estuvo en conversaciones para hacer una película en el país... ¿En qué quedó eso?

-Tenía planificado rodar una película entre diciembre y enero, pero se complicaron algunas cositas y la filmación se pospuso para marzo, pero como me iba a ir no pude confirmar mi participación. Pero ya no estaré en ese proyecto y no haré cine por los momentos.(El Universal)

Comentarios