ENTREVISTA: DEBORA MENICUCCI

Debora Menicucci conoció a Osmel Sousa en Italia cuando tenía unos 12 años de edad. Su padre, quien era diseñador de calzados para Luisa Lucchi, recibió la visita de "El Zar de la belleza" cuando éste le predijo que su hija podría ser miss.

"Esas palabras se quedaron toda la vida en mi cabeza", recuerda ahora, con 23 años de edad, la recientemente coronada Miss Venezuela Mundo, precisamente, por decisión de Sousa -tal y como él mismo lo confesó ayer en la radio- sin tomar en cuenta al jurado del certamen, que sólo escogió las bandas previas al primer lugar.

La joven deportista, modelo y diseñadora de moda, volará a Londres, Inglaterra, el próximo diciembre, para competir por el sexto título del Miss Mundo para Venezuela.

-¿Cómo fue despertar el domingo con la corona encima?

-Con mucha energía, aunque no dormí bien por la emoción. Comí arepa, fue lo primero que hice (risas).

-Como Miss Venezuela Mundo, ¿cuál sería su propósito para el país?

-La situación en Venezuela es muy difícil: hay dos facciones que hay que unir. Quisiera que las dos partes se encontraran y llegaran a acuerdos.

-¿Por qué ganó esta vez y no en Miss Venezuela 2013?

-Como dijo Osmel, mi oratoria no estaba tan bien porque estuve mucho tiempo en Italia. Era nueva en un concurso de belleza, aunque desde pequeña quería ser miss. Mi madurez también influyó: una experiencia como esa te enseña.

-¿Cree que la decisión de Osmel Sousa fue justa con las otras concursantes? ¿Lo consideraría un dictador?

-Habría que preguntarle a él y a las personas del jurado. Todas las muchachas teníamos muchas cualidades y Osmel siempre estuvo en los ensayos, en las pruebas de talento, etc. Él, más que nadie, sabía qué le hacía a cada una. Quizás vio en mí cosas que no tenía el año pasado y que no vio en las otras.

-Eso podría avivar los rumores de favoritismo y apadrinamiento que la rodearon durante el concurso...

-Es una decisión que tomó él, yo no tengo nada que ver... ni sabía. Yo me empeñé en hacer un buen papel dentro del concurso porque tenía que ser una de las mejores. Todas trabajamos para llegar a la noche final y el esfuerzo valió la pena.

-¿Cómo hará para sobrellevar los señalamientos de haber sido escogida a dedo?

-De eso tengo que aprender mucho y ser muy fuerte. Y mira que ya lo he sido bastante, porque en el Miss Venezuela tampoco me tocó fácil. Los comentarios que me hacen en las redes sociales son fuertes. En comparación con otras personas, nunca he hecho nada malo como para que me señalen. Nunca he juzgado a nadie y me gustaría que me trataran igual. Me han inventado miles de historias, pero no saben de dónde vengo ni quién soy.

-La gente conoce la faceta que usted dejó ver en el reality show Todo por la corona de Venevisión...

-Nunca quise que me vieran como una miss mala gente, sino que no me dejaba de las demás concursantes. La convivencia con 24 mujeres es muy difícil y yo no soy monedita de oro para gustarle a todos. La gente me atacaba mucho porque, desde el principio hasta el final programa, siempre se habló de Debora Menicucci. Quizás porque demostraba seguridad en lo que estaba haciendo y querían derrumbarme. No rompí tacones ni pelee con alguien a propósito.

-¿Qué cosas le hicieron las otras concursantes?

-Hacían comentarios, tenían opiniones diferentes. Gracias al concurso aprendí que tengo que tomar en cuenta todos los puntos de vista.

-¿Qué hará para cambiar la imagen negativa que tiene el público de usted?

-Demostrar que de verdad tengo talento y que no me sirvió la ayuda de nadie para ganar mi corona.

-¿Qué hizo este año?

-Trabajé en comerciales, fui al extranjero, en donde se me abrieron muchas puertas en el modelaje, que es lo que más me gusta. En la actuación tuve la oportunidad de hacer varios castings en Venevisión: con el primero me fue muy bien; dicen por ahí que fue uno de los mejores... Quedé seleccionada y a lo mejor esté en uno de los próximos proyectos dramáticos. También me hicieron pruebas de canto.

-¿Está soltera?

-Tengo pareja desde hace tres años y medio. Estamos enamorados, ojalá nos casemos. Espero que lea esta entrevista y vaya comprando el anillo (risas).

Comentarios